Colangiopancreatografía Retrógrada Endoscópica – CPRE

¿Qué es la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica?

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es un procedimiento que combina la endoscopia gastrointestinal de la parte superior del aparato digestivo y radiografías para tratar los problemas de los conductos biliares y pancreáticos.

¿Qué son los conductos biliares y pancreáticos?

Los conductos biliares son tubos que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y el duodeno. Los conductos pancreáticos son tubos que transportan el jugo pancreático desde el páncreas hasta el duodeno. Los conductos pancreáticos pequeños se vacían en el conducto pancreático principal. El conducto colédoco y el conducto pancreático principal se unen antes de vaciarse en el duodeno.

¿Por qué los médicos usan la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica?

Los médicos usan este procedimiento para tratar los problemas de los conductos biliares y pancreáticos, y también para diagnosticar los problemas de los conductos biliares y pancreáticos si esperan tratar los problemas durante el procedimiento. Si se trata del diagnóstico solamente, los médicos pueden usar pruebas no invasivas, que no ingresan físicamente al organismo, en lugar de la CPRE. Las pruebas no invasivas, como la colangiopancreatografía por resonancia magnética, un tipo de imágenes por resonancia magnética, son más seguras y también pueden diagnosticar muchos problemas de los conductos biliares y pancreáticos.

Los médicos hacen una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica cuando los conductos biliares o pancreáticos se han estrechado o bloqueado debido a:

  • cálculos biliares que se forman en la vesícula biliar y quedan atrapados en el conducto colédoco
  • infección
  • pancreatitis aguda
  • pancreatitis crónica
  • traumatismo o complicaciones quirúrgicas en los conductos biliares o pancreáticos
  • seudoquistes pancreáticos
  • tumores o cánceres de los conductos biliares
  • tumores o cánceres del páncreas

¿Cómo se prepara el paciente para una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica?

En preparación para este procedimiento, el paciente debe acudir a consulta con el médico, programar quién lo lleve a casa después del procedimiento y seguir todas las indicaciones del médico.

Debe acudir a consulta con el médico

El paciente debe consultar con el médico sobre las alergias y afecciones médicas que tenga y todos los medicamentos recetados y de venta libre, las vitaminas y suplementos que toma, entre ellos:

  • medicamentos para la artritis
  • aspirina o medicamentos que contienen aspirina
  • anticoagulantes
  • medicamentos para la presión arterial
  • medicamentos para la diabetes
  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides como ibuprofeno y naproxeno

El médico puede pedirle que deje de tomar temporalmente medicamentos que afectan la coagulación de la sangre o que interactúan con sedantes. Por lo general, durante una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, al paciente le darán sedantes que le ayudarán a relajarse y a mantenerse cómodo.

La paciente debe informar al médico si está embarazada o podría estarlo. Si está embarazada y necesita una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica para tratar un problema, el médico encargado del procedimiento puede hacer cambios para proteger al feto de las radiografías. Las investigaciones han encontrado que este procedimiento generalmente es seguro durante el embarazo.

Debe programar quién lo lleve a casa

Por razones de seguridad, el paciente no puede conducir durante las 24 horas posteriores a la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, ya que los sedantes o la anestesia utilizados durante el procedimiento necesitan tiempo para disiparse. El paciente deberá programar para que lo lleven a su casa después del procedimiento.

No debe comer, beber, fumar ni masticar chicle

Para poder ver claramente la parte superior del aparato digestivo, es muy probable que el médico le pida al paciente que no coma, beba, fume o mastique chicle en las 8 horas previas al procedimiento.

¿Cómo hacen los médicos la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica?

Los médicos especializados en este procedimiento lo hacen en un hospital o en un centro para pacientes ambulatorios. Colocan una aguja intravenosa (IV) en el brazo del paciente para administrarle un sedante. Los sedantes ayudan a mantener al paciente relajado y cómodo durante el procedimiento. Un profesional de atención médica le dará anestesia líquida para que haga gárgaras o le aplicará anestesia en aerosol en la parte posterior de la garganta. El anestésico adormece la garganta y ayuda a evitar que le den náuseas durante el procedimiento. El personal de atención médica vigilará los signos vitales y mantendrá al paciente lo más cómodo posible. En algunos casos, el paciente podría recibir anestesia general.

Le pedirán al paciente que se acueste en una mesa de exploración. El médico pasará cuidadosamente el endoscopio por el esófago, a través del estómago hasta el duodeno. Una pequeña cámara montada en el endoscopio enviará una imagen de video a un monitor. El endoscopio bombea aire dentro del estómago y duodeno para que sea más fácil verlos.

Durante la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, el médico:

  • localiza la abertura donde los conductos biliares y pancreáticos se vacían en el duodeno
  • desliza un tubo delgado y flexible llamado catéter a través del endoscopio hacia los conductos
  • inyecta un tinte especial, conocido también como medio de contraste, en los conductos a través del catéter para hacerlos más visibles en las radiografías
  • usa un tipo de radiografía, llamada fluoroscopia, para examinar los conductos y buscar áreas estrechas u obstrucciones

El médico puede pasar instrumentos diminutos a través del endoscopio para:

  • abrir los conductos bloqueados o estrechados
  • romper o extraer los cálculos
  • hacer una biopsia o extirpar tumores en los conductos
  • insertar una endoprótesis, que son tubos diminutos que el médico coloca en los conductos estrechos para mantenerlos abiertos. El médico podría también insertar endoprótesis temporales para detener las fugas biliares que pueden ocurrir después de una cirugía de la vesícula biliar.

El procedimiento por lo general toma entre 1 y 2 horas.

¿Qué debe esperar el paciente después de la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica?

Después de este procedimiento, el paciente puede esperar:

  • permanecer, por lo general, en el hospital o centro para pacientes ambulatorios entre 1 y 2 horas después del procedimiento para que el sedante o la anestesia se puedan disipar; en algunos casos, es posible que deba pasar la noche en el hospital
  • distensión abdominal o náuseas por un corto tiempo después del procedimiento
  • dolor de garganta por 1 o 2 días
  • volver a su dieta normal una vez que se normalice su deglución
  • descansar en casa por el resto del día.

Después del procedimiento, el paciente, o un amigo o familiar que lo acompaña si el paciente todavía está aturdido, recibirá indicaciones sobre cómo cuidarse cuando esté en casa y debe seguir todas las indicaciones.

Algunos resultados de la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica están disponibles inmediatamente después del procedimiento. Una vez que el sedante se haya disipado, el médico compartirá estos resultados con el paciente, o si el paciente lo desea, con su amigo o familiar.

Si el médico le hace una biopsia, un patólogo examinará el tejido de la biopsia. Los resultados de la biopsia tardan unos días o más en regresar del laboratorio.

¿Cuáles son los riesgos de la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica?

Los riesgos de este procedimiento incluyen complicaciones como:

  • pancreatitis
  • infección de los conductos biliares o de la vesícula biliar
  • sangrado excesivo, conocido también como hemorragia
  • reacción anormal al sedante, que incluye problemas respiratorios o cardíacos
  • perforación en los conductos biliares o pancreáticos, o en el duodeno cerca de la abertura donde se vacían los conductos biliares y pancreáticos
  • daño tisular por la exposición a la radiación
  • la muerte, aunque esta complicación es inusual

Las investigaciones han encontrado que estas complicaciones ocurren en alrededor del 5 al 10 por ciento de los procedimientos de colangiopancreatografía retrógrada endoscópica. Los pacientes con complicaciones frecuentemente necesitan tratamiento en un hospital.

Se debe buscar atención médica de inmediato

Si el paciente tiene alguno de los siguientes síntomas después de una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, debe buscar atención médica de inmediato:

  • heces con sangre o negras, de color alquitrán
  • dolor en el pecho
  • fiebre
  • dolor en el abdomen que empeora
  • problemas para respirar
  • problemas para deglutir o dolor de garganta que empeora
  • vómito, especialmente si este tiene rastros de sangre o parece granos de café
FacebookTwitterInstagramYouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?