Estreñimiento

Descripción general

El estreñimiento crónico se caracteriza por las deposiciones poco frecuentes o la dificultad para evacuar, lo que se manifiesta durante varias semanas o más.

El estreñimiento suele describirse como una frecuencia de deposiciones inferior a tres veces por semana.

Aunque el estreñimiento ocasional es muy común, algunas personas experimentan estreñimiento crónico que puede interferir en su capacidad de realizar sus tareas diarias. El estreñimiento crónico también puede provocar que las personas hagan demasiada fuerza para defecar.

El tratamiento para el estreñimiento crónico depende, en parte, de la causa subyacente. Sin embargo, en algunos casos no se encuentra nunca una causa.

Síntomas

Entre los signos y síntomas del estreñimiento crónico se incluyen los siguientes:

  • Defecar menos de tres veces por semana.
  • Tener heces grumosas o duras.
  • Hacer esfuerzo para defecar.
  • Sentir como si tuvieras una obstrucción en el recto que evita que puedas defecar.
  • Sentir como si no pudieras vaciar completamente el recto.
  • Necesitar ayuda para vaciar el recto, como usar las manos para presionar tu abdomen y usar un dedo para quitarte las heces del recto.

El estreñimiento puede considerarse crónico si tuviste dos o más de estos síntomas durante los últimos tres meses.

¿Cuándo debes consultar a un médico?

Programa una cita médica con tu médico si presentas cambios inexplicables y persistentes en tus hábitos intestinales.

Causas

El estreñimiento se produce más comúnmente cuando los desechos o las heces se mueven con demasiada lentitud a través del tracto digestivo o no pueden eliminarse del recto eficazmente, lo que hace que se sequen y se endurezcan. El estreñimiento crónico tiene muchas causas posibles.

Obstrucciones en el colon o el recto

Las obstrucciones en el colon o el recto pueden retardar o detener el movimiento de las heces. Las causas incluyen las siguientes:

  • Pequeños desgarros en la piel alrededor del ano (fisura anal)
  • Obstrucción en los intestinos (obstrucción intestinal)
  • Cáncer de colon
  • Estrechamiento del colon (constricción intestinal)
  • Otro cáncer abdominal que hace presión sobre el colon
  • Cáncer del recto
  • Protuberancia en el recto a través de la pared posterior de la vagina

Problemas con los nervios alrededor del colon y el recto

Los problemas neurológicos pueden afectar los nervios que hacen que los músculos en el colon y el recto se contraigan y muevan las heces a través de los intestinos. Las causas incluyen:

  • Daño a los nervios que controlan las funciones corporales (neuropatía autonómica)
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedad de Parkinson
  • Lesión de la médula espinal
  • Accidente cerebrovascular

Dificultad con los músculos relacionados con la eliminación

Los problemas con los músculos pélvicos relacionados con la defecación pueden causar estreñimiento crónico. Entre estos problemas, se pueden incluir los siguientes:

  • Incapacidad para relajar los músculos pélvicos para permitir la defecación
  • Descoordinación de los músculos pélvicos para contraerse y relajarse correctamente
  • Músculos pélvicos debilitados

Afecciones que afectan las hormonas en el cuerpo

Las hormonas ayudan a equilibrar los líquidos en el cuerpo. Entre las enfermedades y los estados que afectan el equilibrio hormonal y es posible que generen estreñimiento, podemos encontrar los siguientes:

  • Diabetes
  • Glándula paratiroide hiperactiva (hiperparatiroidismo)
  • Embarazo
  • Baja actividad de la tiroides (hipotiroidismo)

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer estreñimiento crónico se incluyen los siguientes:

  • Ser un adulto mayor
  • Ser mujer
  • Estar deshidratado
  • Tener una alimentación baja en fibras
  • Hacer poca o ninguna actividad física
  • Tomar ciertos medicamentos, entre ellos, sedantes, analgésicos opioides, algunos antidepresivos o medicamentos para bajar la presión arterial
  • Tener una enfermedad mental, como depresión o un trastorno de la alimentación

Complicaciones

Las complicaciones del estreñimiento crónico comprenden las siguientes:

  • Inflamación de las venas del ano (hemorroides). Hacer fuerza para evacuar los intestinos puede provocar una inflamación de las venas que se encuentran en el ano y alrededor de este.
  • Ruptura de la piel del ano (fisura anal). Las heces grandes o duras pueden provocar pequeñas rupturas en el ano.
  • Heces que no pueden eliminarse (retención fecal). El estreñimiento crónico puede provocar una acumulación de heces duras que se atascan en los intestinos.
  • Intestino que sobresale a través del ano. Hacer fuerza para evacuar los intestinos puede hacer que una pequeña porción del recto se estire y sobresalga a través del ano.

Prevención

Los siguientes consejos pueden ayudarte a evitar la constipación crónica.

  • Incorpora abundantes cantidades de alimentos ricos en fibra en tu dieta, incluidos los frijoles, vegetales, frutas, cereales integrales y salvado.
  • Consume menos alimentos con bajo contenido de fibra, como los alimentos procesados y los productos lácteos y la carne.
  • Bebe mucho líquido.
  • Mantente lo más activo posible y procura hacer ejercicio periódicamente.
  • Procura controlar el estrés.
  • Cuando sientas el impulso de defecar, no lo pases por alto.
  • Procura establecer horarios regulares para evacuar el intestino, especialmente después de una comida.
  • Asegúrate de que los niños que empiezan a comer alimentos sólidos consuman suficiente cantidad de fibra.
FacebookTwitterInstagramYouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?