Cirugía de mínima invasión

La cirugía de mínima invasión es una alternativa a la cirugía abierta que se ha convertido en un gran adelanto terapéutico. Por ello, los médicos especialistas se han dado a la tarea de mejorar los procedimientos quirúrgicos con la ayuda de diferentes equipos tecnológicos.

La laparoscopia es una técnica especializada de mínima invasión. Se utiliza en diversas especialidades para el tratamiento de reflujo gastroesofágico, enfermedad pancreática, hernias inguinales, apéndice, vesícula, estomago, entre otros.

  • Colecistectomía laparoscópica (Cirugía de vesícula biliar)
  • Funduplicaturas (Cirugía anti reflujo)
  • Hernias inguinales y de pared abdominal
  • Resecciones intestinales y de colon
  • Apendicetomías laparoscópicas
  • Cirugía pancreática

Obteniendo mejores beneficios como:

  • Menor dolor posterior a la cirugía: permite a los pacientes levantarse y caminar a las pocas horas de la cirugía.
  • Estancia hospitalaria corta: si no hay complicaciones, el paciente puede estar de uno a tres días en su casa y continuar allí la convalecencia.
  • Menor tasa de infección: los tejidos internos del cuerpo no son expuestos al aire ambiental, a diferencia de la cirugía abierta. Además, la video-magnificación permite manejarlos en forma más precisa y delicada, protegiendo órganos vitales.
  • Reincorporación a la actividad normal: laboral y de la casa, al ser todo mucho más benigno, se vuelve a la vida diaria más rápidamente.
  • Mejora el resultado estético: las cicatrices son más pequeñas y menos visibles.

 

Se utiliza para realizar diversas cirugías por medio de pequeñas incisiones que van de 0.5 a 1 cm  A través de la incisión se inyecta dióxido de carbono, un gas que sirve para insuflar el abdomen de modo que el cirujano disponga de más espacio en el que trabajar. Dichas incisiones se introduce instrumento tubular llamado trocar, por el cual pasan distintos instrumentos quirúrgicos y una micro cámara llamada laparoscopio que trasmite la imagen ampliada de los órganos internos a un monitor, a través del cual se guía el cirujano. Cuando termina el examen quirúrgico, se extraen el laparoscopio y cualquier otro instrumento y las incisiones se cierran con puntos de sutura.

Algunas de las especialidades donde se están consiguiendo grandes logros con este tipo de cirugía son: la cirugía de obesidad, oftálmica, terapia celular, ortopedia, cirugía colo-rectal, entre otras.

La cirugía laparoscópica o de mínima invasión  representa uno de los avances de la tecnología moderna y tiene estrecha relación con los procedimientos técnico-quirúrgicos que actualmente se realizan para confirmar un diagnóstico, con un mínimo de invasión a la cavidad abdominal, bajo visión directa.

Los cirujanos realizan cada vez más la laparoscopia para diagnóstico y tratamiento en pacientes con diversas patologías, tanto abdominales como de cualquier región atómica del cuerpo humano. Esto quiere decir que los médicos de toda especialidad quirúrgica, cualquiera que esta sea, tienden a invadir mínimamente a su paciente, ya que a través de los años se ha probado que este tipo de procedimientos son menos mórbidos, cada vez más seguros y le confieren al paciente una pronta recuperación y regreso a sus actividades.

FacebookTwitterInstagramYouTube
× ¿Cómo puedo ayudarte?